jueves, 26 de diciembre de 2013

Mi casa de Jengibre


Las casitas de jengibre son una de esas cosas típicamente navideñas en el mundo anglosajón, que siempre había deseado hacer.
Este fin de semana pasado, aprovechando que estaba frío y lluvioso, me puse a ello y el resultado ha sido un día realmente entretenido.
En una primera impresión puede parecer algo difícil, pero os puedo asegurar que es muy fácil, con el set de tescoma tienes la mitad del trabajo hecho, jejejeje.

Os dejo con la receta:

Ingredientes:
  •  575 gr de harina de trigo
  • 250 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 250 gr de azúcar glass
  • 2 huevos + 1 para pincelar.
  • 2 cucharaditas de canela
  • 2 cucharaditas de jengibre
  • 1 pizca de sal


Para la decoración usé White Decorator Icing de la marca Winton.

Preparación:
Tamizamos la harina, la canela, él jengibre, la sal y reservamos.
Batimos la mantequilla y el azúcar glass hasta que estén bien integrados, añadimos los huevos uno a uno y por último añadimos la mezcla de la harina.
Una vez esté todo bien mezclado lo ponemos en un bol y lo llevamos a la nevera unas 2 horas.
 
Pasado ese tiempo, estiramos la masa, con ayuda de un rodillo y hacemos las galletas con los moldes y cortapastas (los moldes y los cortapastas vienen en un Set de Casa de Jengibre de la marca tescoma).
Las colocamos en la fuente del horno recubierta con papel vegetal y las pincelamos con el huevo.
Horneamos a 180 º unos 10-15 minutos dependiendo del horno (hasta que se vean que están doraditas).
Las dejamos enfríar sobre unas rejillas y una vez estén totalmente frías las decoramos.
Cuando esté seca la decoración procedemos al montaje.
En la caja vienen, además de las plantillas y los cortadores para hacer las figuritas, las instrucciones para el montado.
Si queremos hacer una casita de Jengribre y no queremos comprar el set, podemos sacar plantillas de internet o hacer nosotras mismas de arquitecto y crear la nuestra propia, jejejeje.
Espero que os haya gustado y os animéis a hacerla!!!!!

Nota: Si se quiere, la casita se puede decorar una vez que esté montada, ya que si la montáis con las piezas decoradas, como hice yo, corréis el riesgo que se estropee la decoración.